8/3/17

Yo metí un pañal en la lavadora

ROUND 1 

Hola a tod@s 
Llevo queriendo hacer este post alrededor de la friolera de siete meses y no he escrito la primera línea desde mi oficina improvisada en la cocina cuando ya se ha encendido el intercomunicador con un bebé gritando mamá. Menos mal que el papá me ha salvado de esta... Y digo siete meses porque durante los tres primeros tras dar a luz, mi cerebro ha estado ocupado al ¿mil por ciento? de mensajes como: esta niña tiene hambre, la niña tiene que hacer caca, esta niña se queda con hambre (otra vez) y así infinito periodo. 

A mi look oso panda (por las ojeras/bolsas) le acompaña un jersey oversize, demasiado oversize por las prisas de comprarlo online y la falta de tiempo para ir a descambiarlo, y porque no por la vagancia de ir a la dichosa tienda por preferir dormir o intentarlo, con esperanza. Soy una quejica lo se, voy de mamá mártir. Pero soy SINCERA.



ROUND 2
Perdonad pero la música de Aladdín en el número 10-12 del sonido de la tele (creedme lo tengo controladísimo) me ha hipnotizado para llevarme con el papá que la mar de contento ve como la gordibuena juega a darse cabezazos contra el sofá.

Desataíta ella ha finalizado una de sus carcajadas vomitando, pero contenta. Mancha al canto en el chaise longue :-S Últimamente el cuadro de Prada es lo único minimalista que hay en mi casa que anda inundada de: pequeños montoncitos de bodys, baberos que aparecen de esquinas inesperadas, zapatos de adorno que solo sirven para hacer de mordedor y algún pañal errante que si no prestas cuidado acaba en la lavadora para comprobar de primera mano que, efectivamente, Dodot innova con la celulosa. Y porque no, tus habilidades como fontantera 24X7 limpiando el filtro de la lavadora. Tras preguntar al Sr. Google: "he metido un pañal en la lavadora". ¡Bendito buscador inteligente! Y con habilidades de psicoterapeuta. Que, de un bandazo, te quita de la cabeza que no eres una guarra redomada. Porque otras como tú ya lo han hecho, y otros (benditos seáis vosotros también). 

Por cierto, si alguna vez os pasa, quitar el filtro es muy sencillo, ahora bien quitar las bolitas de gel que componen el pañal... tiene tela. Pero creedme, se consigue.

[Vaya, parece que voy a poder continuar este post. Que alegría, y con café en mano, un lujo asiatico donde los haya...] 

Os adjunto esta ilustración de YoDona que en su día protagonizó la portada de la revista y es una imagen real como la vida misma:



Y bien, diréis pero ¿cuál es el objetivo de esta entrada? Esta mujer no es la primera madre del mundo... La vida es así y por qué carajo se queja, Samanta Villar ya ha contado la maternidad sin filtros y mira la polémica que ha creado ¿no? Pues os lo digo a continuación: el objetivo de este post no es otro que el de excusarme por este parón tan grande en el blog. Pero con motivos de peso, ocho kilos aproximadamente ;-) 

En este #diainternacionaldelamujer TRABAJADORA (importante), volvemos a la carga con La Huella Felina. Y con muchas novedades. 

Gracias a todas las que habéis estado por aquí, leyendo y comentando los posts a pesar de este break. ¡Millones de besos!

5 comentarios :

  1. Disfruta el momento que pasa volando!!!

    ResponderEliminar
  2. coincido plnamente con todo lo que dices

    xxx

    ResponderEliminar
  3. Que guay Patri! Me ha encantado leerte!! Ánimo que lo estás haciendo genial!! Elena (exICEMD)

    ResponderEliminar
  4. Cuánta razón tienes y dónde quedó esa Pikachuuu con la que compartí momentos inolvidables;))
    Me ha encantado leerte!!

    ResponderEliminar
  5. Lo q más refleja ser madre es el artículo a trompicones! Enhorabuena y sigue escribiendo q tu vales más q la samantha. Me ha encantado!

    ResponderEliminar